Tesoro nº 1

Saint‑Malo ‑ Le Bijou Corsaire

Vista Sobre Saint Malo Intra Muros Desde Le Mole Des Noires Saint Malo Loic Lagarde 666 1200pxVista Sobre Saint Malo Intra Muros Desde Le Mole Des Noires Saint Malo Loic Lagarde 666 1200px
©Vista Sobre Saint Malo Intra Muros Desde Le Mole Des Noires Saint Malo Loic Lagarde 666 1200px|©Loïc Lagarde
Una roca en medio del agua ¡Saint-Malo, abre!

Detrás de sus puertas históricas, la ciudad le invita a descubrir un joyero de tamaño natural.

Aquí todo brilla como los reflejos del sol en el mar. La historia, la emoción, el paseo, llenan su memoria de preciosos recuerdos. Descubrirá la historia única de la ciudad con sus gloriosas leyendas, desde Jacques Cartier hasta Robert Surcouf. Vive cada segundo al máximo porque en Saint-Malo, cada callejón, cada torre, cada monumento, cada playa, promete preciosos recuerdos que quedarán grabados en tu mente.

Un tesoro bien protegido

Encerrada por sus murallas, Saint-Malo esconde mil tesoros. Los descubrirá mientras pasea a su ritmo por sus irresistibles y encantadoras callejuelas. El primer paso es entrar por las puertas de la ciudad. Estás entrando en el más corsario de los barrios de Malouin. Los numerosos habitantes, armadores, marineros o artesanos, se volvieron hacia el mar. Una ciudad marítima, por tanto, con un fuerte espíritu independiente. Como república durante 4 años (1590 – 1594), Saint-Malo se mantuvo fiel a su lema: «Ni francés, ni bretón, ¡Malouin suis! Desde el Bastion Saint-Louis hasta el Fort à la Reine, el paseo está lleno de encantadoras sorpresas. Si llega por la Porte Saint-Vincent, será recibido por el Château: las primeras piedras preciosas de su camino. Sus cuatro torres angulares y su torre del homenaje albergan hoy el Ayuntamiento. Un poco más arriba, se encontrará con otra joya: la catedral de San Vicente. Son admirables sus bóvedas de estilo angevino, su claustro y su coro gótico construido en el siglo XII. Allí se encuentran las tumbas de Jacques Cartier y Duguay-Trouin.

Una joya rodeada de baluartes

Todo tesoro atrae la codicia, y esta joya corsaria ha desencadenado memorables batallas contra sus enemigos, a menudo de Inglaterra. La bahía se fortificó ya en el siglo XVII gracias a Garangeau, que construyó, según los planos de Vauban, los 4 fuertes construidos en islotes: el Conchée, el Fort National, el Fort du Petit Bé y el Fort Harbour. Más allá de la costa, la isla de Cézembre también formaba un bastión. Para admirar este panorama, camine hasta el islote de Grand Bé en marea baja, donde está enterrado el escritor François-René de Chateaubriand. La vista es impresionante.