Las ruetas de Saint‑SuliacClasificado como "Pueblos más bonitos de Francia
Vue Aerienne Saint Suliac Alexandre Lamoureux 37Vue Aerienne Saint Suliac Alexandre Lamoureux 37
©Vue Aerienne Saint Suliac Alexandre Lamoureux 37

Pasee por el laberinto de callejuelas de Saint‑Suliac

Saint-Suliac se puede visitar a pie, paseando por sus estrechas calles; descubrirá puertas arqueadas, ventanas adinteladas, casas con paja, ¡todos los elementos arquitectónicos que hacen que el pueblo de Saint-Suliac sea tan rico!

Retroceda en el tiempo en

¡de su paseo por Saint-Suliac!

Piérdase en el laberinto de uno de los pueblos más bellos de Francia.

En Saint-Suliac, puede dejar el caballo y pasear por las callejuelas, empapándose de las vistas de este pueblo con numerosos panoramas. La visita a pie es obligatoria para apreciar el ambiente del pueblo, clasificado como uno de los «Pueblos más bonitos de Francia» desde 1999. Al pasear por las ruettes, la armonía bucólica que emerge de estas viejas piedras le envuelve en una atmósfera entre tierra y mar. Rico en leyendas y marcado por el culto mariano, Saint-Suliac es un pueblo de ruetas, no de calles, callejones, avenidas o bulevares. ¡La arquitectura específica de este pueblo, nos lleva a través de estas ruettes y nos invita a pasear.Cultura de la información: Nuestro querido Víctor Hugo, se refirió a las ruettes estrechas en su libro «El hombre que ríe» en 1869.La buena idea: Piérdete en el laberinto de ruettes, un verdadero laberinto te espera pero no te preocupes no te encontrarás con el Minotauro! Pero seguro que conocerás a la Virgen.

Punto de partida

La iglesia, una de las más antiguas de Bretaña. Es aquí donde el monje galés Suliau fundó la ciudad en el siglo VI, en el año 560. Una iglesia en el corazón del pueblo, rodeada por su antiguo cementerio y su recinto parroquial. Es necesario hacer una pausa en el interior de la iglesia para observar las vidrieras, las numerosas obras dedicadas al patrimonio marítimo. Le llamará la atención una vidriera de 1908, que ilustra una procesión de marineros que parten hacia Terranova, los rostros son los de verdaderos marineros de Suliaçais. Podrá visitar la tumba del monje galo Suliac, en el muro de la iglesia una inscripción indica la ubicación exacta.Al salir de la iglesia, tome la dirección del recinto parroquial, detrás de la iglesia, esto le llevará a las casas de Saint-Suliac, en el camino estas casas le ofrecen una ventana con vistas al Rance.

Panorama instantáneo

Segundo paso, los pequeños pozos

Tome la ruette des petits puits, se precipitará entre las murallas y descubrirá el puerto de Saint-Suliac, la vista sobre el Rance.Leyenda informativa: al final de la calle un pozo que data del siglo XVII, que dio su nombre a la ruette. Una leyenda dice que el pozo estaba manipulado y daba acceso a un subterráneo que conducía a la iglesia y a las calles circundantes.

Tercera etapa, el Puerto de Saint-Suliac

A la izquierda, las actividades náuticas, y el camino al Mont-Garrot, y a la derecha, observamos a lo lejos el oratorio de la Virgen de Grainfollet y la bodega. El puerto de Saint-Suliac es un punto de referencia del pueblo. Sentarse en los bancos y contemplar el apacible Rance, las pequeñas embarcaciones que descansan, es una obligación durante su visita. Algunas pequeñas embarcaciones forman parte de la historia marítima de Saint-Suliac, las Doris que se utilizaban para la pesca del bacalao. Con una tripulación de 2 hombres, las lanchas se utilizaban para colocar e izar los cabos. Y también, la Chippe, embarcación tradicional que se utilizaba para pescar anguilas en el estuario del Rance o en los bancos de arena de Dinard y Saint-Malo.Información local: Se puede observar la Chippe Maria, réplica de esta embarcación tradicional en el puerto de Saint-Suliac.

Panorama instantáneo

Cuarto paso, el culto mariano

En Saint-Suliac destacan varios lugares dedicados al culto mariano: la Virgen del Bosse, las hornacinas de las vírgenes en las casas y el Oratorio de Grainfollet!»El Oratorio de Grainfollet: Santuario dedicado a la Virgen María.Información «Dicen»: Se dice que en 1874, los pescadores que partían hacia el campo hicieron un voto: si todos volvían sanos y salvos, construirían una ermita en honor a la Virgen en el lugar donde sus esposas esperaban la llegada de los barcos. No fue hasta 20 años después, en 1894, cuando todos regresaron y cumplieron esta promesa. Actualmente, cada 15 de agosto, el lugar es objeto de una procesión que sube a Grainfollet.

Panorama instantáneo

Información prehistórica: Debajo de este oratorio un yacimiento paleolítico que reagrupa más de 6000 objetos arqueológicos tallados. Huesos y dientes demuestran la presencia de mamuts. Desde el Oratorio de Grainfollet, puede volver al pueblo por las ruetas, su paseo le llevará a la Virgen del Bosse también llamada «Virgen de los marineros» que recuerda a la Virgen de Nuestra Señora de Lourdes, inaugurada en 1908 y situada en un montículo rocoso de cuarzo del Monte Garrot.

Por último, las casas

Las más antiguas datan del siglo XVII. Marcados por la vida del pueblo, sus nombres, las puertas de entrada redondeadas, las redes de pesca en las fachadas, todo proviene de las actividades suliaçaises. Un pueblo de marineros, pescadores y agricultores.

Ir a:

La Grande Ruchée, su nombre proviene del ruido que provocan los numerosos telares.A l’Impasse des châteaux, una antigua puerta con una forma original que facilitaba el paso de los barriles.Y la rue des Besniers, nombre de una antigua fábrica en la que se tejía el lino cultivado en Saint-Suliac.Cuidado, no olvide mirar hacia arriba para ver las piedras esculpidas, las cabecitas en las esquinas de las casas.El alma de Saint-Suliac está marcada por los acontecimientos. El alma de Saint-Suliac está marcada por los eventos: Saint-Suliac Autrefois, el festival de Doris, el mercado de Navidad, Saint-Suliac en pintura… ¡Ambiente de fiesta de pueblo garantizado! Donde la tradición y el folclore están a la orden del día.

Siga la guía.

Paseo urbano & co

Ir a la aventura

Para descubrir nuestros 8 tesoros conservados