Salir en ...El banco HermellesEn la bahía del Mont-Saint-Michel.
©smbmsm Sortie Sur Le Banc Des Hermelles Les Hermelles Baie Du Mont Saint M©smbmsm Sortie Sur Le Banc Des Hermelles Les Hermelles Baie Du Mont Saint M
©©smbmsm Sortie Sur Le Banc Des Hermelles Les Hermelles Baie Du Mont Saint M

Encuentro con los habitantes de la bahía del Mont‑Saint‑Michel

¡Mi experiencia durante la salida a la naturaleza propuesta por la Maison de la Baie, para descubrir el Banc des Hermelles!

©smbmsm Profil Blog Cécile Format Ok©smbmsm Profil Blog Cécile Format Ok
Cécile

"He descubierto un tesoro escondido en la bahía del Mont-Saint-Michel, ¡el banco Hermelles! "

para cumplir con ...

de los habitantes de la bahía del Mont-Saint-Michel

El Día D / Los encuentros en la Bahía

El Día D llega, Yannick, un experto de la Bahía, nos da la bienvenida. ¡Y el señor «imprescindible» nos explica que sin él no podríamos hacer este paseo! Porque en la bahía del Mont-Saint-Michel no todos los caminos son buenos y quedarse atascado en el barro no es un buen plan. A partir de ahí, comienza nuestra exploración para descubrir este tesoro escondido de la bahía del Mont-Saint-Michel, el banco de Hermelles.Mochila, cámara, pies descalzos y ¡a caminar!La mochila en su sitio, la cámara de fotos al cuello, allá vamos por este día, no sin aprensión pero sí con mucha ilusión por estar en familia y disfrutar del aire fresco que ofrece esta expedición.

¡Aquí, las pausas fotográficas son necesarias!»

Para gran deleite de mis tíos fotógrafos, este paseo estuvo salpicado de muchas pausas fotográficas. Lente lanzada, ¡enfoque bien! Aquí vamos por un rodaje de las estrellas de la Bahía. Es la Bahía de la Moda, con el Monte Saint-Michel como modelo principal. Y como invitada de honor, mi primita que se complace en este descubrimiento, ¡con sus botitas rojas! Nos hace conscientes de que es necesario asombrarse por todo. ¡Lección bien entendida por su padre que, a su vez, se maravilla con este pequeño tesoro.

¡Pausa para el picnic con vistas!

Aunque las pausas para las fotos son bienvenidas, es necesaria otra pausa: la pausa para el picnic! (Me saltaré los detalles de una escapada de picnic en mi familia, pero puedo decir que había algo más que jamón y mantequilla).

Encuentro con un tesoro escondido

El descubrimiento del día

Después de la pausa para el picnic y las numerosas pausas para las fotos, pasamos a EL descubrimiento del día, porque en la bahía, ya sabemos, el Mont Saint-Michel, ya sabemos, ¡las ovejas de los prados salados! Pero, ¿qué es realmente el banco Hermelles? A lo lejos, manchas negras en el suelo, de cerca, ¡una colonia de pequeños cojines! No es una colonia de pájaros, peces o conchas, ¡es una colonia de gusanos marinos! Gusanos que construyen sus propias casas, hazañas arquitectónicas… desde un apartamento de una habitación hasta un castillo (de arena) e incluso un loft! Y sí, no estamos hablando de una colonia de vacaciones sino de una colonia de gusanos marinos que construyen tubos de arena. Y todos estos tubos forman un verdadero arrecife de más de 100 hectáreas y más de 1,50 metros de altura. ¡Una construcción que haría palidecer a Vauban! Admiramos el trabajo de estos gusanos, construcciones con mil agujeros que nos hacen pensar en pequeños cojines. Es fascinante observarlo, no lo tocamos, por supuesto. Son especies protegidas. Yannick nos explica los diferentes habitantes de este banco, ya que las Hermelles cohabitan con conchas, ostras… ¡Ah, nada mejor que un compañero de piso! Durante la pausa de la siesta de mi primita, tranquila a lomos de su madre, nuestra exploración de la bahía se ve aderezada por los descansos en el barro. Una verdadera comunión con la materia, ¡algunos incluso comulgaron hasta las rodillas! Y sí, en la bahía, tenemos que saber dónde ponemos los pies… y no sólo en el prado de las ovejas. Yannick nos muestra el camino, ¡para evitar acabar en la alfarería! Para terminar este paseo con el placer de limpiar nuestros pies con la vegetación del pólder. ¡Una solución más que eficaz! En la bahía, cada problema tiene su solución. Imagina la sensación de frescura en nuestros pies después de caminar todo el día.

¡Una paleta de colores que se nos ofrece!

La Bahía es una multitud de colores, verde, gris, beige, azul, rojo… El verde de la vegetación del pólder, el amarillo de la arena, el negro de las cabezas de las ovejas, el azul del mar y del cielo (a veces), el gris del barro y del cielo (a veces), el rojo de las botas de mi primito… ¡Nos deleitamos mucho con esta paleta de colores que nos ofrece la Bahía!

¡Un paseo soñado y realizado!

Un extraordinario descubrimiento del banco de Hermelles y de la Bahía como difícilmente se puede ver. Fuimos guiados por un experto, que pudo compartir sus conocimientos con todo el grupo, ¡lo que nos fascinó! Disfrutamos del aire fresco, no perdimos a nadie, conocimos gente nueva y sobre todo hicimos un gran descubrimiento! El paseo terminó a la hora de la merienda, ¡qué suerte! Cita junto al mar para tomar un zumo de manzana y un pain au chocolat, en familia, ¡sabemos organizarnos!

¡Conseguimos alejarnos de todo por un día!

Ir a la aventura

Para descubrir nuestros 8 tesoros conservados