Tesoro 2

Cancale y Les Perles de la Côte

Parcs A Huitres Cancale Alexandre Lamoureux 3002Parcs A Huitres Cancale Alexandre Lamoureux 3002
©Parcs A Huitres Cancale Alexandre Lamoureux 3002

Cancale y su puerto

Perlas para saborear

Todo tesoro tiene sus placeres. En Cancale, pequeño y pintoresco puerto bretón anclado en la bahía del Mont-Saint-Michel, hay perlas que alimentan la mente tanto como el cuerpo.Es durante las mareas bajas, cuando el mar se retira a la bahía del Mont-Saint-Michel, cuando se le revelará la riqueza del lugar: un parque de ostras único en el mundo. Abraza las formas recortadas de la costa desde el Rocher de Cancale, al norte, hasta Saint-Benoît-des-Ondes, al sur. Este tesoro se perpetúa gracias a la pasión de los ostricultores locales, que aman su trabajo y están orgullosos de su cría, que está catalogada como Patrimonio Cultural Inmaterial de Francia. Son los guardianes de una sabrosa ostra que se sirve en los mejores restaurantes. Pero aquí se pueden degustar nada más pescarlas en el mercado de ostras, en el puerto de La Houle. Para pescar otras perlas, ponte las botas y vete a pescar a pie. El relieve es un gran terreno de juego para descubrir el entorno marino.Nuestro consejo: prolongue este hermoso día a bordo de la bisquine, La Cancalaise. Barcos de pesca elegantes y elegantes para viajar en el tiempo. ¡Buen provecho y buen viento!

Entre Terre et Mer

A lo largo de la Costa Esmeralda, hay que hacer paradas para disfrutar de un paisaje vigorizante y poco común, entre la tierra y el mar.

En Saint-Coulomb, la aliaga, la retama, el brezo y la madreselva esparcen su perfume en el aire. La belleza del lugar te impacta de inmediato, como a la escritora Colette, que pasaba los veranos en la villa Roz-ven, donde escribió Le Blé en Herbe. Las playas son salvajes, las dunas están sembradas de oyats. La playa de Du Guesclin es una de las más bellas perlas de esta costa, pero ¡shhh! En el lado de tierra se esconden joyas arquitectónicas: las Malouinières, esas grandes casas de armadores que le deslumbrarán. Le encantarán sus interiores ricamente decorados y sus jardines franceses. Un poco más allá, en dirección a Saint-Méloir-des-Ondes, los fértiles campos, empapados de las bondades del mar, hacen las delicias de los hortelanos. Deténgase a hacer sus compras allí, los sabores de las verduras y frutas de la temporada son incomparables. Sus papilas gustativas se lo agradecerán. Esta Costa Esmeralda hace honor a su nombre.

Ir a la aventura

Para descubrir nuestros 8 tesoros conservados

Cerrar