Saint-Suliac

Declarado uno de los pueblos más bellos de Francia en 1999

La Virgen de Grain follet

Rumbo al pueblo de los terre-neuvas

Durante mucho tiempo, Saint-Suliac fue un pueblo de terre-neuvas, protegidos por la Virgen de Grainfollet. El municipio debe su nombre a un monje de origen galés que vivió en el siglo V en las alturas del Mont-Garrot. Murió en el 606, y la iglesia parroquial alberga su tumba al pie de la nave.

 

Las «ruettes» de Saint-Suliac 

La aldea se desarrolló a orillas del Rance, alrededor de la iglesia fortificada y su recinto parroquial con pórtico, entre la punta de Grainfollet al norte, donde se encuentra el oratorio que domina el río, y el espolón rocoso del Mont-Garrot al sur. Se baja al puerto por la calle principal bordeada a ambos lados por un entretejido de callejas estrechas (las famosas ruettes) que ostentan magníficas casas decoradas con antiguas redes de pesca.

Tierra de excursiones

Hoy muy lejos del mar, numerosas rutas de senderismo costero permiten visitar el patrimonio natural, con magníficas vistas desde las puntas rocosas, descubriendo el Moulin de Beauchet, antiguo molino de mareas, las antiguas salinas de Guettes o el menhir denominado «Diente de Gargantúa», único vestigio prehistórico… Toda una riqueza local que se puede admirar en un paraje notablemente bien conservado.

 

Fiesta de las Doris de dique en dique

Tierra de tradiciones

Cada año, durante el primer fin de semana de agosto, los habitantes se movilizan para organizar «Saint-Suliac de antaño», una fiesta que permite revivir las antiguas tradiciones del pueblo.

A finales de agosto, los municipios de ambas orillas celebran «La fiesta de las doris», que revive las tradiciones náuticas y rinde homenaje a las famosas doris, pequeñas embarcaciones utilizadas para la pesca del bacalao en Terranova. En Saint-Suliac, la fiesta hace una etapa alrededor del dique en el puerto.

Por último, durante todo el año puede admirarse en el puerto la chippe Maria, un viejo barco reconstruido en la década del 2000, que era usado para pescar «lançons» (amoditas), otra especialidad del Rance.

 

507 hectáreas - 953 habitantes