Saint-Jouan-des-Guérets

Saint-Jouan significa «San Juan» y des-Guérets, «tierra labrada »

El nacimiento de un pueblo  

Habitado desde la época romana, como lo demuestran los fragmentos de vasijas de barro encontrados in situ, y algunos tramos de la vía romana de Léhon a Aleth, el pueblo agrícola nace en el siglo XIII, impulsado por el mito fundador de Saint-Budoc.

 

Fête des Doris de cale en cale

A bordo de una doris

Situado a orillas del Rance y vecino inmediato de Saint-Malo, el pueblo de Saint-Jouan se vuelve hacia el mar abierto para transformarse en un municipio marítimo. En el siglo XVI, sus habitantes se cuentan entre los primeros marinos que embarcan hacia Terranova. A bordo de sus goletas, navegan en las famosas doris, imprescindibles para la pesca del bacalao. Cada año, a finales de agosto, la célebre fiesta de las Doris de dique en dique rinde homenaje a ese patrimonio marítimo.

 

Al ritmo de las mareas...

Al sur del municipio, las orillas del Rance forman una ensenada fluvial en la que el mar penetra en cada marea. Impulsado  por estos movimientos marítimos surge el Molino de Quinard, junto a decenas de otros molinos de mareas a lo largo del estuario marítimo del Rance. Encontramos referencias a este molino ya a comienzos del siglo XIX. El encenegamiento progresivo del Rance provocará su cierre definitivo en 1924. Testigo de un pequeño patrimonio en vías de desaparición, este molino ofrece hoy un paisaje con encanto a los amantes de las rutas de senderismo y cicloturismo, abundantes a orillas del Rance.

El circuito de los molinos permite descubrir las riberas, que se engalanan con plantas halófilas como la salicornia, la verdolaga marina o el limonio.  

Garceta común, garza real, cormorán y gaviota argéntea hacen las delicias de los amantes de la fauna salvaje. L’Île-aux-Moines (isla de los Monjes), una de las tres islas en medio del estuario, es ahora una reserva natural protegida que alberga una colonia de charranes comunes.

 

Bellos edificios...

El patrimonio de Saint-Jouan-des-Guérets se enorgullece de poseer numerosas malouinières (típicas casas de recreo de armadores), entre ellas la Plussinais y su capilla, declarada Monumento Histórico. Pero otras bellísimas mansiones que pertenecieron a «estos Señores de Saint-Malo» también pueden verse siguiendo las rutas de senderismo.

 

1.110 hectáreas - 2.733 habitantes