Lillemer

o la isla en el mar

¡La existencia de un asentamiento neolítico del V al III milenio a.C.!

Una erosión del tiempo

Este pequeño municipio, situado en la frontera entre marisma blanca (aluviones marinos) y marisma negra (formaciones turbosas), domina desde unos 9 metros de altura el fondo de la bahía del Mont-Saint-Michel.

El pueblo fue construido sobre una formación granítica de forma elíptica que pertenece a un conjunto de cuatro formaciones rocosas del mismo tipo, junto con el Mont-Dol, Tombelaine y el Mont-Saint-Michel. Su nombre proviene de una contracción de "l’île en mer" (la isla en el mar), dado que en otra época, el peñasco era una isla en medio de la bahía del Mont-Saint-Michel.

 

Palomar del siglo XVII en Lillemer

Del Neolítico hasta hoy

Lillemer está habitado desde el período neolítico. Descubierto en 1995 y explorado a partir de 2001, el yacimiento arqueológico, que ocupa una superficie de 30 hectáreas en la loma y parte de las marismas vecinas, constituye el atractivo principal del municipio.

La turba de la marisma negra ha permitido una excepcional conservación, y diferentes trabajos han confirmado la existencia de un pueblo de casi 4.000 años. Así pues, Lillemer constituye un yacimiento arqueológico de gran relevancia en el plano regional. El ayuntamiento cuenta además con un Espacio de Interpretación del Patrimonio Arqueológico dedicado a las excavaciones, y el área de prospección puede visitarse durante las Jornadas del Patrimonio.

En la cima de la loma, cerca de la iglesia, puede verse un magnífico palomar del siglo XVII totalmente restaurado, que recuerda que Lillemer perteneció en otra época a los Señores de Dol-de-Bretagne, localidad vecina.

 

Tierra de excursiones

Lillemer está en el centro de numerosas rutas de senderismo y bicicleta que permiten descubrir una amplia zona natural situada entre marisma blanca y marisma negra. El paisaje está compuesto por alamedas y cañaverales típicos de zonas húmedas.  

 

361 hectáreas - 224 habitantes