Le Tronchet

... en las lindes del bosque de Mesnil

Su nombre proviene de «pequeño tronco»
que significa «boscaje»

Así es, el territorio del municipio está ampliamente cubierto de bosques: Mireloup y su lago artificial, el bosque de Beaufort y el bosque estatal de Mesnil.

 

En el siglo XII, el ermitaño Gaultier se instala en el bosque de Tronchet y funda una comunidad religiosa. En 1117 nace la Abadía Notre Dame du Tronchet, que será destruida en varias oportunidades en el transcurso de los siglos. La que hoy se puede visitar se remonta al siglo XVII, mientras que la mansión abacial data del siglo XIII.

 

Antiguamente, la población estaba compuesta principalmente por pescadores que pasaban la mitad del año en Terranova. La otra mitad del año la dedicaban a los trabajos en las canteras de granito de Lanhélin o Saint-Pierre de Plesguen. Una pequeña parte de la población practicaba la agricultura: cultivaban patatas y las famosas cerezas, llamadas «badious».

Durante la Revolución, Le Tronchet dependerá del municipio de Plerguer, y solo obtendrá su autonomía municipal en 1953, transformándose en el municipio más joven de la aglomeración.

 

El rey de los corsarios de cacería...

La historia del municipio está también asociada al célebre corsario Robert Surcouf, que compró el bosque de Mesnil para convertirlo en reserva de caza. Hizo construir una despensa, y su hijo mandó erigir el castillo en 1848, inspirado en las malouinières, mientras que su segundo hijo edificaba la bonita mansión de Mesnil des Bois.

En 1931, la familia Surcouf vendió el bosque de Mesnil al Estado. Desde entonces, este bosque estatal se ha convertido en un lugar de paseo privilegiado.

 

Driving range y 18 hoyos 

A finales de los años ochenta, a pedido de los numerosos turistas británicos que suelen hospedarse en el parador abacial, el municipio decide crear un golf. Así, en este enclave verde, nace el Saint-Malo Golf Club, que cuenta con dos recorridos: el de 9 hoyos, perfecto para principiantes, y el de 18 hoyos, para aficionados. Hoy, el golf se ha convertido en uno de los mejores recorridos de la región, en el corazón de un paraje encantador, ideal para desconectar.

 

1.135 hectáreas - 1.166 habitantes