La Ville-ès-Nonais

O la ciudad de las monjas

Enclos paroissial La Ville-ès-Nonais #saintmalotourisme

A orillas del Rance 

El nombre del municipio deriva de la presencia de un convento de religiosas en la Edad Media: la ciudad de las monjas (en francés: "la ville aux nonnes"), que más tarde dará La Ville-ès-Nonais.

Hasta el siglo XIX, formaba parte del municipio vecino de Saint-Suliac. Se separará en 1850. El pueblo alberga una bellísima iglesia que todavía conserva su recinto parroquial.

En el siglo XVI, La Ville-ès-Nonais se encontraba en el centro de la vía fluvial utilizada para el transporte de vino, cereales, lino y cáñamo, y más tarde, manzanas y sidra.

En 1897 se edifica un nuevo muelle de carga en el puerto Saint-Jean con el propósito de facilitar el embarque y desembarque de pasajeros y mercancías, en las inmediaciones de la mansión feudal de Vauboeuf, que data del siglo XV.

 

Unidos por un puente

El municipio bordea el Rance, y la gran aldea de Port Saint-Jean se desarrolló en el lugar de un estrechamiento natural del río que acerca ambas orillas. El cruce del río se hacía mediante un transbordador que pertenecía a los Caballeros Hospitalarios de Jerusalén. Más tarde, en el mismo sitio, un primer puente permitió unir las dos riberas, hoy complementado con una segunda construcción que soporta la vía rápida N 176.

 

Un municipio de gran riqueza ecológica

La cercanía del Rance confiere una fuerte identidad a este territorio situado entre el campo y el mar.

En el corazón del Rance marítimo, cenagales y cañaverales forman parte de los paisajes más ricos del departamento desde un punto de vista ecológico. Dominada por el imponente espolón rocoso del Mont-Garrot, de 73 metros de altura, la ensenada de Vigneux alberga una zona protegida de prados salinos, propicia a la invernada de las aves migratorias. Asimismo, encontramos un recinto medieval que solo es visible en marea baja.

Navegación de recreo, pesca y observación de la fauna local en el corazón de la zona de prados salinos más amplia del estuario, son algunas de las tantas actividades que pueden hacerse saliendo del dique de Vigneux o del puerto Saint-Jean, donde siempre reina una gran animación.

 

Las orillas del Rance y la presencia del sendero GR que atraviesa toda la comarca hacen de La Ville-ès-Nonais un punto de partida interesante para numerosos paseos de senderismo.

 

584 hectáreas - 1.184 habitantes