-A +A

Tierra de horticultura

Una región excepcional para el cultivo de frutas y hortalizas

La región de Saint-Malo es también una tierra de agricultura. Su clima suave y templado, asociado a un suelo arenoso, es propicio al cultivo de frutas y hortalizas.

Los vegetales de Saint-Malo

Los productores de Terres de Saint-Malo cultivan una amplia gama de hortalizas que se comercializan bajo la marca Prince de Bretagne. Terres de Saint-Malo fue la primera cooperativa del sector de hortalizas frescas que obtuvo la certificación Agriconfiance® Qualité-Environnement. Dispone asimismo de una gama de verduras ecológicas.

El repollo es el baluarte de la gama. Muy apreciado en el norte de Europa, el repollo de Saint-Malo se exporta en un 50%. Los horticultores producen más de 85 verduras frescas diferentes: repollo, alcachofa, tomate, zanahoria, puerros, ajo, cebolla rosada de Bretaña, patatas tempranas, nabos, etc.

Frutos rojos y manzanas de api

El cultivo de frutas se centra esencialmente en manzanas, fresas, frambuesas y kiwis. Se pueden degustar frescas, en mermelada o en forma de zumos o batidos. ¡Una oportunidad para llenarte de vitaminas en tus vacaciones!

Una finca frutícola entre Cancale y Saint-Malo, la Ferme des petits fruits de la baie, ofrece la posibilidad de recolectar libremente en temporada. Podrás llenar tu cesta de fresas, frambuesas, grosellas o arándanos, y pagar más barato lo que tú mismo hayas recogido. Una actividad agradable para realizar en familia.

¿Hay algo más delicioso que saborear un zumo de manzanas frescas en el desayuno o la merienda? La sidrería de Haute-Bretagne, en el corazón de la bahía del Mont-Saint-Michel, produce excelentes zumos, y también sidra de granja con sabor a terruño. Las sidras de la sidrería artesanal Sorre han sido recompensadas varias veces en la Feria Agrícola. No te pierdas la degustación de sus sidras con sabor a fresas o a castañas.