Playa de la Touesse... ¿o Playa de Colette?

¿Conoces Rozven, en la playa de la Touesse?

No te la puedes perder: alquila una calesa en la estación de Saint-Malo y pídele al cochero que te lleve a Saint-Coulomb, cerca de Cancale.

¡Una auténtica postal!


La Playa de la Touesse, situada en el municipio de Saint-Coulomb, entre Saint-Malo y Cancale, es un lugar paradisíaco que ofrece vegetación, arena fina y mar turquesa.
Esta playa se encuentra al resguardo del viento marino, cosa rara en las costas bretonas.
Reúne todos los atractivos idílicos: arena fina y dorada, barcos fondeados, cormoranes zambulléndose entre los peñascos que afloran del mar esmeralda, camino costero que discurre por las dunas protegidas por pinos piñoneros.

 

Roz Ven, propiedad de Colette en Saint-Coulomb

Una emoción literaria

Sidonie Gabrielle Colette, una de las mayores escritoras de principios del siglo XX, venía a pasar los veranos aquí, entre 1910 y 1924, en su casona "Roz-Ven", sobre las dunas de la playa.

 

«Quiero que vea Rozven, su ensenada de mar verde, los peñascos complicados, el bosquecillo, los árboles nuevos y los viejos, la terraza cálida, los rosales, mi cuarto amarillo, y la playa donde la marea deposita sus tesoros.»

Colette
Le Blé en Herbe, novela de Colette

El trigo en ciernes

Es la primera novela que firma con el nombre de «Colette», sin ningún añadido.
Fue este paraje encantador el que inspiró varias de sus novelas, entre ellas, El trigo en ciernes, que refleja la atmósfera y los paisajes de este rincón de Bretaña.

[...]Audebert, ¿ha visto la luna sobre Grouin? Hace quince veranos que veo salir por el mar esa luna de agosto, y no me canso. Cuando pienso que hace quince años el Grouin estaba desierto, y que ha sido únicamente el viento el que ha sembrado esos arbolillos [...] (El trigo en ciernes, título original Le Blé en Herbe, Colette, 1924, traducción de Ana Agudo)

El camino que lleva a Roz-Ven y a la playa de la Touesse se llama Chemin du Blé en Herbe (Camino del Trigo en ciernes).


Otro lugar que preferiríamos mantener secreto, tal es la fascinación que nos provoca...