La Marisma Blanca en bici

A lo largo de la bahía, entre tierra y mar

Un encuentro auténtico con la bahía del Mont-Saint-Michel

Por la Marisma Blanca

Puro placer de la bici

Este sí que es un bello paseo, una excursión en bici de 20 km.
Ni te darás cuenta de que pasan los kilómetros, primero porque es llano, y luego sobre todo, porque el paisaje te deslumbrará. Marisma, canal, vía verde, Mont-Saint-Michel, cultivos a granel…

Tres, dos, uno... ¡allá vamos!

 

Tierra de abundancia, ¡donde todo crece!

La Marisma Blanca es la parte seca de la marisma situada justo detrás del dique de la Duchesse Anne, el dique que fija la actual línea costera desde la Edad Media.

Tierras fértiles de color claro en donde todo crece, desde la coliflor hasta las patatas, pasando por los tubérculos. En todas partes podrás abastecerte de hortalizas, y en cualquier estación, ya que los productores venden directamente al público.

 

Entre puentes de piedra y esclusas, a lo largo de los canales

En la parte sur, vas bordeando el Biez du Milieu, un canal que drena la marisma en este lugar por debajo del nivel del mar, con paisajes típicos de cañaverales que albergan una fauna salvaje particular.
Un ingenioso sistema de compuertas para la regulación del nivel del agua es gestionado por el Sindicato de Diques y Marismas.

 

Regreso por la vía verde, paraíso del ciclista

En la costa se respira la brisa marina, entre la visita del Molino de La Ville-es-Brune y una parada en la pequeña aldea de Hirel para descubrir el carro de vela. Atad las bicis, ¡es súper fácil y es impresionante!
La Bahía del Mont-Saint-Michel, declarada Patrimonio de la Unesco, figura entre las bahías más bellas del mundo. Disfruta del panorama excepcional.