Agua dulce

Del valle del Rance a las marismas blancas

Los paisajes de Saint-Malo - Bahía del Mont-Saint-Michel rebosan de tesoros escondidos para quien se toma el tiempo de alejarse del litoral. El valle del Rance, los estanques del bosque de Mesnil y las amplias extensiones de la marisma blanca te llevarán cerca del agua… ¡dulce esta vez!

Contemplar el estuario del Rance

El valle del Rance es un destino turístico por sí solo. Para descubrirlo plenamente y admirar el patrimonio histórico de sus orillas, nada mejor que un descenso en barco de Saint-Malo a Dinan. El Rance, ese río costero de un centenar de kilómetros, nace en Côtes-d’Armor para desembocar en el canal de la Mancha.

El pueblo de Saint-Suliac

Situado en la margen derecha del Rance, el antiguo pueblo de pescadores de Saint-Suliac fue catalogado entre los pueblos más bellos de Francia. Te enamorará con su aire pintoresco. Las redes de pesca cuelgan de las fachadas de las casas de granito, apiñadas en calles tan estrechas que se llaman «ruettes» (callejas). La iglesia, sus pórticos y su recinto fueron declarados monumento histórico.

Los estanques del bosque de Mesnil

Las dos reservas de agua potable de Saint-Malo provienent de los estanques de Mireloup y Beaufort. En ellos se practica la pesca en agua dulce durante todo el año. Cada estanque tiene su especificidad: en el de Mireloup se pescan truchas y lucios, mientras que en Beaufort, la carpa es la reina del lago.

Los senderistas quedarán cautivados por el circuito de Mireloup, un recorrido circular de 18 kilómetros que sale de Le Tronchet, atraviesa el bosque de Mesnil y llega a los estanques de Mireloup y Beaufort.

El estanque de Mireloup

El municipio de Le Tronchet está situado a 25 kilómetros de Saint-Malo. Es atravesado por un curso de agua, el Meleuc. Este arroyo alimenta tres estanques: el estanque des Lauriers, el de la iglesia abacial y el de Mireloup. Estos últimos comunican entre sí y representan una superficie de 29 hectáreas.

Pescar en el estanque de Beaufort

El municipio de Plerguer, al norte de Le Tronchet, posee un magnífico estanque de 33 hectáreas. Presenta gran cantidad de carpas, con especímenes que pueden llegar a pesar dieciocho kilos. La pesca se practica de día únicamente.

Las marismas de la bahía del Mont-Saint-Michel

Las marismas de Dol son uno de los principales componentes de la bahía del Mont-Saint-Michel. Forman un paisaje incomparable que asocia varias estructuras paisajísticas, como la marisma blanca y la marisma negra.

La marisma blanca

Hay un terreno llano que llega hasta el nivel del mar, que nace de la retirada del océano: es la marisma blanca. Debe su color a la tierra teñida por los aluviones marinos de la «tangue», una arena muy caliza compuesta por polvo de conchas marinas.

La marisma blanca delinea toda la bahía del Mont-Saint-Michel. Si paseas a lo largo de las zanjas y canales, observarás la flora propia de la marisma, que se caracteriza por hileras de álamos y sauces...

La marisma negra

Más confidenciales, las marismas negras nacieron en los suelos turbosos que fueron explotados. Hoy presentan numerosos estanques e importantes plantaciones de álamos.

De algún modo es una parte «secreta» de la marisma, ya que sigue siendo de difícil acceso. Podrás encontrar este tipo de paisaje alrededor de Châteauneuf-d’Ille-et-Vilaine.